• Derecho civil
  • Derecho mercantil
(PDF)Estudios Jurídicos. Tomo II

(PDF)Estudios Jurídicos. Tomo II


Victor Magariñoz Blanco

Derecho civil - Derecho mercantil

  • Gratuito
  • Régimen de separación de bienes
  • Régimenes económico matrimoniales
  • Sociedad anónima
  • Sociedad de gananciales
  • Sociedad de responsabilidad limitada

INTRODUCCIÓN
El objeto de este trabajo es el estudio de los problemas que se
plantean en relación con los acreedores de los cónyuges cuando
éstos cambian el régimen de gananciales por el de separación de
bienes.
La elección del tema surge de la preocupación suscitada por el
incremento que, a partir de 1975, se produce de pactos capitulares
con el único fi n de poner a cubierto el patrimonio común y el
del cónyuge comerciante o dedicado a una actividad arriesgada
desde el punto de vista económico1.
Por otra parte, el análisis de la regulación que la reforma de
1981 hace tanto de las capitulaciones como del mismo régimen
de separación de bienes, no resulta muy optimista de cara a los
acreedores, pues los mecanismos que el legislador les ofrece, más
obsesionado por los principios de igualdad y libertad de los cónyuges,
resultan, a mi juicio, débiles para luchar contra el fraude.

Y es que el matrimonio, por la confi anza intensa y la confl uencia
de intereses que crea entre los cónyuges, ofrece un campo muy
propicio para todo tipo de confabulaciones entre esposos. Hay que
reconocer, no obstante, que en ocasiones los pactos capitulares
tienen una fi nalidad lícita, como por ejemplo la de proteger el patrimonio
de un cónyuge (generalmente el de la mujer) y lograr que
sus bienes originariamente privativos, pero que por causa de enajenaciones
posteriores quedaron confundidos con la masa ganancial
al no poder probarse el carácter del dinero invertido, vuelvan
justamente al patrimonio de donde salieron.
Las capitulaciones se otorgan para resolver los problemas reales
que plantea una separación personal, cuando el matrimonio
hace crisis, hay que hacer constar que se observa en los despachos
profesionales un crecimiento cada vez mayor del número de matrimonios
con tendencia a cambiar el régimen económico matrimonial
con la única fi nalidad de preparar todo un plan minucioso
de trasvases patrimoniales, aligerando lo más posible el patrimonio
del cónyuge especialmente responsable.
Existe en este campo una cierta laxitud en la conciencia social,
que alcanza incluso, a veces, a los mismos profesionales del
Derecho en cuanto consejeros o asesores, en el sentido de considerar
con cierta benevolencia que todas las medidas destinadas a
conservar el patrimonio del cónyuge deudor, poniéndolo a buen
recaudo, son naturales y hasta «posibles» dentro del marco general
del Derecho.
Y no son sufi cientemente disuasorios los argumentos de que
el cambio no surtirá efectos respecto a acreedores anteriores, ni el
de que las consecuencias pueden ser muy graves para el cónyuge
dedicado a los trabajos del hogar, sobre todo si se trata de personas
jóvenes, e incluso también para el cónyuge que se pretende
favorecer respecto a sus acreedores, si el otro cónyuge fallece,
con las graves consecuencias que se derivan, no sólo fi scales, sino
también sucesorias.

La Exposición de Motivos del Proyecto de 1981 enviado al
Congreso destaca, como aspectos económicos y sociales de relieve,
en primer lugar la libertad de los cónyuges para celebrar
entre sí cualquier contrato, y además la consideración prioritaria
de la seguridad del tráfi co y los derechos de los terceros, pero no
se refi ere a esos medios a través de los cuales se hace patente la
protección anunciada, tal como lo hacía la E. de M. de la Ley de
2 de mayo de 1975.
Se pretende analizar ahora el sistema actual de defensa de los
acreedores y comprobar si se logran o no los propósitos que el
legislador anunciaba en la Exposición de Motivos referida. Para
ello, y teniendo en cuenta que al régimen de separación sobrevenido
se llega a través de capitulaciones, por exigencia del artículo
1325 CC, que conlleva normalmente la liquidación de la sociedad
de gananciales existente, y que en este proceso los cónyuges
pueden ya iniciar una serie de medidas con decidida fi nalidad
fraudulenta, se hará el estudio de las siguientes fases: 1) El
cambio de régimen de gananciales por el de separación mediante
capítulos, 2) la liquidación de la sociedad de gananciales y 3) el
propio régimen de separación; todo ello en relación con los derechos
de los acreedores.

  • Fecha de edición
  • Editorial CONSEJO GENERAL DEL NOTARIADO
  • ISBN 978-84-95176-71-4
  • Idioma Español
  • Tipo PDF
  • Valoración de los clientes
    Sin valoraciones
Gratis
Gratis
Gratis

INTRODUCCIÓN
El objeto de este trabajo es el estudio de los problemas que se
plantean en relación con los acreedores de los cónyuges cuando
éstos cambian el régimen de gananciales por el de separación de
bienes.
La elección del tema surge de la preocupación suscitada por el
incremento que, a partir de 1975, se produce de pactos capitulares
con el único fi n de poner a cubierto el patrimonio común y el
del cónyuge comerciante o dedicado a una actividad arriesgada
desde el punto de vista económico1.
Por otra parte, el análisis de la regulación que la reforma de
1981 hace tanto de las capitulaciones como del mismo régimen
de separación de bienes, no resulta muy optimista de cara a los
acreedores, pues los mecanismos que el legislador les ofrece, más
obsesionado por los principios de igualdad y libertad de los cónyuges,
resultan, a mi juicio, débiles para luchar contra el fraude.

Y es que el matrimonio, por la confi anza intensa y la confl uencia
de intereses que crea entre los cónyuges, ofrece un campo muy
propicio para todo tipo de confabulaciones entre esposos. Hay que
reconocer, no obstante, que en ocasiones los pactos capitulares
tienen una fi nalidad lícita, como por ejemplo la de proteger el patrimonio
de un cónyuge (generalmente el de la mujer) y lograr que
sus bienes originariamente privativos, pero que por causa de enajenaciones
posteriores quedaron confundidos con la masa ganancial
al no poder probarse el carácter del dinero invertido, vuelvan
justamente al patrimonio de donde salieron.
Las capitulaciones se otorgan para resolver los problemas reales
que plantea una separación personal, cuando el matrimonio
hace crisis, hay que hacer constar que se observa en los despachos
profesionales un crecimiento cada vez mayor del número de matrimonios
con tendencia a cambiar el régimen económico matrimonial
con la única fi nalidad de preparar todo un plan minucioso
de trasvases patrimoniales, aligerando lo más posible el patrimonio
del cónyuge especialmente responsable.
Existe en este campo una cierta laxitud en la conciencia social,
que alcanza incluso, a veces, a los mismos profesionales del
Derecho en cuanto consejeros o asesores, en el sentido de considerar
con cierta benevolencia que todas las medidas destinadas a
conservar el patrimonio del cónyuge deudor, poniéndolo a buen
recaudo, son naturales y hasta «posibles» dentro del marco general
del Derecho.
Y no son sufi cientemente disuasorios los argumentos de que
el cambio no surtirá efectos respecto a acreedores anteriores, ni el
de que las consecuencias pueden ser muy graves para el cónyuge
dedicado a los trabajos del hogar, sobre todo si se trata de personas
jóvenes, e incluso también para el cónyuge que se pretende
favorecer respecto a sus acreedores, si el otro cónyuge fallece,
con las graves consecuencias que se derivan, no sólo fi scales, sino
también sucesorias.

La Exposición de Motivos del Proyecto de 1981 enviado al
Congreso destaca, como aspectos económicos y sociales de relieve,
en primer lugar la libertad de los cónyuges para celebrar
entre sí cualquier contrato, y además la consideración prioritaria
de la seguridad del tráfi co y los derechos de los terceros, pero no
se refi ere a esos medios a través de los cuales se hace patente la
protección anunciada, tal como lo hacía la E. de M. de la Ley de
2 de mayo de 1975.
Se pretende analizar ahora el sistema actual de defensa de los
acreedores y comprobar si se logran o no los propósitos que el
legislador anunciaba en la Exposición de Motivos referida. Para
ello, y teniendo en cuenta que al régimen de separación sobrevenido
se llega a través de capitulaciones, por exigencia del artículo
1325 CC, que conlleva normalmente la liquidación de la sociedad
de gananciales existente, y que en este proceso los cónyuges
pueden ya iniciar una serie de medidas con decidida fi nalidad
fraudulenta, se hará el estudio de las siguientes fases: 1) El
cambio de régimen de gananciales por el de separación mediante
capítulos, 2) la liquidación de la sociedad de gananciales y 3) el
propio régimen de separación; todo ello en relación con los derechos
de los acreedores.

  • Fecha de edición
  • Editorial CONSEJO GENERAL DEL NOTARIADO
  • ISBN 978-84-95176-71-4
  • Idioma Español
  • Tipo libros
  • Valoración de los clientes
    Sin valoraciones